Centro de Psicología y Psiquiatría Euskalduna

94 410 11 37

info@psicologia-psiquiatriaeuskalduna.es

Preguntas frecuentes

¿Cuándo debemos llevar a nuestro hijo al psicólogo?


Hay momentos en los que los niños pueden tener comportamientos fuera de lo habitual y que no corresponden a su etapa evolutiva, por lo que pueden hacernos dudar si es un problema y si necesitan ayuda. Además, los niños, como los adultos, pueden sentir un malestar interno cuya expresión se puede traducir en las siguientes situaciones:


-Problemas para relacionarse con los demás.
-Timidez.
-Miedo a dormir solo/a, pesadillas y terrores nocturnos.
-Falta de control de orina y heces (enuresis y encopresis).
-Dificultades en la atención, concentración y comprensión (trastornos del aprendizaje).
-Trastornos de la alimentación.
-Obesidad infantil.
-Hiperactividad.
-Rabietas, comportamiento desafiante y oposicionista, agresividad (trastornos del comportamiento).
-Alteraciones en el desarrollo (lenguaje, psicomotricidad…)
-Prevención y estimulación temprana en niños prematuros.

 

¿Para qué sirve una terapia con adolescentes?


La psicoterapia ayuda a los adolescentes de varias maneras. Además de recibir apoyo emocional, les ayuda a resolver conflictos con otras personas, a entender emociones y problemas, y a abordar con soluciones nuevas sus problemas 'viejos'.


Las metas de la terapia pueden ser específicas (cambios en el comportamiento, mejorar sus relaciones con los amigos), o más generales (menos ansiedad y mayor autoestima).

 

La duración de la psicoterapia depende de la complejidad y gravedad de los problemas.

 

Los terapeutas de adolescentes han sido específicamente entrenados y son expertos en proveer psicoterapia.


Muchas de las dificultades que se presentan en la adolescencia pueden reconducirse mediante una atención especializada, asegurando así una buena entrada en la etapa adulta.

 

¿Qué problemas se trabajan en la terapia con adolescentes?


-Comportamientos de riesgo e impulsividad (consumo de alcohol y/o drogas...)
-Comportamientos agresivos y/o violentos.
-Dificultades en la comunicación con los padres.
-Relaciones conflictivas con sus padres.
-Problemas escolares y/o de aprendizaje.
-Problemas de conducta (comportamiento desobediente...)
-Dificultades en la relación con el grupo de iguales, acoso escolar...
-Depresión, baja autoestima, ansiedad...
-La sexualidad en los adolescentes.

 

¿En qué consiste una psicoterapia de adultos? ¿Tengo que hablar de aquello que no quiero? ¿Con qué frecuencia tengo que acudir y cuánto duran las sesiones? ¿Por cuánto tiempo?


Entendemos la psicoterapia como un espacio para poder hablar, libremente, de todo aquello que nos preocupa o nos angustia, de lo que no entendemos, se nos hace difícil o queremos cambiar.


El objetivo sería que cada persona pudiera expresar aquello a lo que no puede o no sabe hacer frente, y con el acompañamiento y ayuda del profesional, evitar la angustia y el sufrimiento que ciertas situaciones pueden generar, retomando las riendas de su propia vida.


Las sesiones individuales suelen ser semanales, aunque la periodicidad depende de cada paciente, así como la duración de la propia psicoterapia.

 

Las sesiones de pareja y familia son quincenales.

 

Hay que tener siempre presente que hasta el momento de acudir a terapia, las personas hemos estado actuando de un modo concreto en nuestras vidas. Por tanto, debemos de dar tiempo para que todos los cambios que se vayan introduciendo sucedan de forma natural y sean aceptados por todos/as.

 

¿Cuándo hay que ir al psicólogo?


Pueden darse diversas situaciones cotidianas en las que es conveniente la ayuda profesional, sin tener que resultar algo traumático o extraño. No es necesario sentir que un@ está "loc@" para acudir al psicólogo; en algunos casos, incluso, pueden ser suficiente una orientación y/o asesoramiento.


Podemos beneficiarnos de una consulta cuando sentimos que algo nos preocupa o nos angustia y no podemos o no sabemos cómo hacerle frente; cuando no logramos modificar algo que sabemos que nos perjudica, en los momentos en los que una situación concreta nos supera o nos desborda, cuando sentimos que no tenemos ilusión y placer en lo que hacemos y nos sentimos agobiados…

 

No sé si necesito un psicólogo o un psiquiatra. ¿Cuál es la diferencia?


Históricamente se ha pensado que uno iba al psicólogo a "hablar de sus problemas" y al psiquiatra si estaba "loco" o necesitaba medicación. Hoy en día este planteamiento ya no está vigente, y la diferencia fundamental reside en que el psicólogo trabaja con la psicoterapia como herramienta de trabajo y el psiquiatra utiliza la psicoterapia con o sin tratamiento farmacológico según las necesidades del paciente.

 

Tengo problemas en mi relación de pareja, pero él/ella no quiere hacer terapia. ¿Puedo iniciar una terapia yo solo/a?


Todos/as sabemos que una relación de pareja la forman dos personas, y por tanto, ambas son parte importante y activa de la relación. Pero la realidad es que no siempre las dos personas caminan en sintonía, y por tanto, se hace difícil que lo dos quieran hacer terapia juntos.


Una de las claves del éxito de una terapia de pareja es que ambos deseen llevarla a cabo, pero a veces es necesario que uno dé el primer paso y comience la terapia, ya que aunque acuda solo/a, el objetivo será siempre la relación de pareja.

 

Nuestra relación de pareja se ha enfriado últimamente. Mi pareja y yo hemos hablado de ir a terapia, pero no sé si es exagerado.


A lo largo de la vida en pareja se pasa por diferentes etapas y a veces la pareja se ve inmersa en una crisis de la que no se siente capaz de salir sola. Basta con sentir que las cosas no marchan bien, o no lo hacen como se esperaba (comunicación, afectividad, estilo de vida, insatisfacción por la vida que se lleva…), para iniciar una terapia que ayude a reorganizar estos pensamientos y/o sentimientos.
 

¿Para qué sirve una terapia familiar?


Se trata de un enfoque relacional. Se trabaja junto con la familia para resolver tanto conflictos familiares, relacionales, como conflictos o trastornos en uno de los miembros de la familia. Cuando un conflicto afecta a todos, todos pueden colaborar en la solución.

 

Es importante saber que la terapia familiar no implica que obligatoriamente tenga que acudir toda la familia, ya que no siempre resulta necesaria la implicación de todo el grupo familiar.

 

De esta forma, la terapia familiar se centra principalmente en aquellos miembros de la familia que son más susceptibles al cambio o que más ganas tienen de cambiar la situación.

 

¿Qué es la terapia en grupo?

 

La psicoterapia de grupo ofrece la posibilidad de poder tomar conciencia a través de otros sobre lo que a uno le ocurre, al mismo tiempo que uno descubre lo que le ocurre a “los otros”.
 
Es un espacio que permite vivenciar los fenómenos que se dan entre las personas, con la posterior posibilidad de poder entender y reconciliarse con uno mismo y con los demás.
 
Entre los factores beneficiosos cabe destacar: catarsis, acompañamiento, universalidad, altruismo, aprendizaje interpersonal, reactivación de la experiencia familiar, conciencia de la propia realidad y verbalización, entre otros.